martes, 9 de abril de 2013

LIBERTAD

     El ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor. Uno de los momentos más oscuros de la historia de la humanidad es el Holocausto. Un terrible plan concebido por el Estado Nazi para acabar con la población judía de Europa. En los años 30 cada vez eran más las restricciones que Hitler y sus dirigentes planteaban sobre el pueblo judío. Prohibiciones para ejercer sus trabajos, prohibición a circular en vehículos, prohibición a compartir locales con el resto de ciudadanos, agrupación de ciudadanos en guetos, racionamiento de comidas, robo de sus posesiones y una posterior fase en los años 40 (llamada la solución final) donde comenzó el exterminio a gran escala y donde aparecieron diferentes campos de concentración y exterminio. 
     ¿Cómo pudo suceder?, ¿Qué llevo al poder a Hitler con su mensaje racista y cargado de odio?. Existen muchas teorías al respecto, lo que es curioso que uno de los momentos en los que aparece el racismo y el odio hacia los otros suele coincidir con las épocas de crisis y ahora nos encontramos inmersos en una de ellas y eso es algo preocupante si miramos atrás.
     Existen miles de documentos, libros, testimonios e incluso imágenes y vídeos de la monstruosidad que los Nazis cometieron en Europa y que llevó al exterminio de más de 6.000.000 de vidas sin más pretexto que el profesar una religión diferente o tener un apellido diferente. Uno de esos documentos más conmovedores es el diario de Anna Frank. Un diario en el que Anna nos relata como fueron sus vivencias, pensamientos, miedos, alegrías, ilusiones... mientras se encontraba oculta en un piso de Ámsterdam antes de ser descubierta y ser llevada al campo de concentración de Auschwitz  y, más tarde, al campo de concentración de Bergen-Belsen, donde murió unas semanas antes de ser liberado el campo.
     Alguna de las cosas que Anna escribió fueron las siguientes

"Debo seguir estudiando, para no ser ignorante, para progresar, para ser periodista, porque eso es lo que quiero ser [...} Antes siempre me lamentaba por no saber dibujar, pero ahora estoy más que contenta de que al menos sé escribir [...}. Quiero progresar; no puedo imaginarme que tuviera que vivir como mamá, la señora Van Daan y todas esas mujeres que hacen sus tareas y que más tarde todo el mundo olvidará. Aparte de un marido e hijos, necesito otra cosa a la que dedicarme. No quiero haber vivido para nada, como la mayoría de las personas. Quiero ser de utilidad y alegría para los que vivan a mi alrededor, aun sin conocerme. ¡Quiero seguir viviendo, aun después de muerta! Y por eso agradezco tanto a Dios que me haya dado desde que nací la oportunidad de instruirme y de escribir, o sea, de expresar todo lo que llevo dentro de mí. Cuando escribo se me pasa todo, mis penas desaparecen, mi valentía revive. Pero entonces surge la gran pregunta: ¿Podré escribir algo grande algún día? ¿Llegaré algún día a ser periodista y escritora?"

     Esto les escribió unos meses antes de que las SS registraran el piso y se llevaran a Anna y su familia al campo de concentración. Anna no pudo cumplir sus sueños.
     ¿Qué le hacía a Anna seguir viva?. ¿Cómo piensas tú, como niño,  que se puede luchar contra ideas como las de los Nazis?. COmenta y opina libremente sobre lo que pienses de este documento

PARA SABER MÁS
http://www.ushmm.org/wlc/es/article.php?ModuleId=10005751
http://www.frasesypensamientos.com.ar/autor/ana-frank.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Ana_Frank
     

1 comentarios:

carmen dijo...

Era una chica muy valiente por que se enfrento a todo y tenia muchos sueños pero la desgracia de que no pudo cumplirlos .

Publicar un comentario